Hoy es un buen día para dedicarle unas palabras y algo más a Cruz Azul, lejos de los posteos y las súplicas obligadas de cada partido. Hoy el corazón está que revienta de felicidad, hoy es uno de esos días en que los libros de historia se abren en las páginas más gloriosas para refrescar la memoria y recordar por qué tanto amor y lealtad le pertenecen al equipo más grande de México y con la historia más bonita de todas.

Hoy es un gran día para apelar a la grandeza y acabar con esos fantasmas que nos quieren atribuir en cada Liguilla, cada vez que estamos tan cerca de consumar el sueño de la novena estrella, hoy es una noche perfecta para que regrese la gloria de los 70 y el espíritu de La Máquina cementera de La Cruz Azul y que los temerosos sean los de enfrente por jugar ante el poderoso superlíder de la Liga MX, en el Coloso que lo vio coronarse en cinco ocasiones.

Hoy el día lo amerita, que de nuevo crujan las gradas del Estadio Azteca con el alma de los miles de aficionados enardecidos, entregados en alma y corazón para soplar el viento a favor de Cruz Azul, tal como lo hicieron en cada serenata previa, en cada globo que se elevó por el cielo en señal de grandeza, en cada fuego artificial que deslumbró a los equipos que mirarán el partido por la televisión, en cada latir de los bombos al ritmo de los corazones cementeros y las oraciones desesperadas por volver a gritar 'Azul campeón'. El equipo grande está de regreso.

 

Hoy es un gran día con aroma de hazaña, hoy 22 de mayo, el más lindo día en el calendario para cerrar los ojos e imaginar a los trabajadores de la cementera de La Cruz Azul en Jasso luchando por ver consolidado a su equipo de futbol, tal como lo lograron por primera vez este día, en 1927, de la mano del doctor Carlos Garcés; y repasar el primer título y el segundo y las cinco estrellas de la época más gloriosa de la historia, también el último con la imagen de un héroe ensangrentado.

Hoy es un enorme día para dedicarle más que unas palabras y un grito de aliento a Cruz Azul, es el día para estar unidos, para volver a creer y volver a confiar, volver a sentir que la novena estrella está cerca y que está noche se dejará el corazón en la cancha, en la tribuna y en cada rincón del país, para levantar el puño en lo más alto con el boleto a la Gran Final del Guard1anes 2021 y festejar los 94 años del equipo que nació grande. De la mano, jugadores y esta hinchada, todos juntos por esa copa anhelada.