Para nadie es un secreto que Juan Francisco Palencia salió por la puerta de atrás en Cruz Azul, en medio de una de las peores crisis del club a nivel deportivo. Fue en 2003 cuando decidió ponerle fin a su historia como cementero, luego de tomar cierto resentimiento con el equipo, tras no poder continuar con su carrera en Europa, y un cambio de actitud que desencadenó en la ruptura total con la institución. 

En aquel entonces, Guillermo Álvarez Cuevas era el presidente del club, y en una de las decisiones más drásticas que se han tomado en el futbol mexicano, decidió rescindir el contrato de todo el plantel en medio del torneo, pues el conjunto cementero registró nueve partidos sin ganar, por lo que además de despedir al entrenador Mario Carrillo, también tuvo consecuencias con los jugadores, incluidas las figuras.

Y es que, Billy Álvarez terminó el contrato de toda la plantilla de Cruz Azul, pero le dio la opción a algunos de los jugadores de renegociar por las 10 jornadas que le quedaban al torneo, entre ellos se encontraba el Gatillero. Trascendió que entre las nuevas condiciones se encontraba un sueldo base de acuerdo con la categoría de cada jugador y otro pago dependiendo de su desempeño, por lo que para recibir todo su salario, tendrían que sumar 23 de los 30 puntos que quedaban.

Es así que en medio de una gran cantidad de polémicas y un ida y vuelta que parecía no tener fin, Paco Palencia decidió abandonar a La Máquina, dejando la sensación en La Noria de haberse marchado cuando más lo necesitaba la institución, por todo el peso que tenía en la misma: canterano, campeón en el 97, figura en la Libertadores del 2001, goleador, capitán y, por supuesto, uno de los grandes ídolos.

De esta manera fue que durante toda la gestión de Billy Álvarez como presidente, que llegó a su fin en 2020, las puertas estuvieron cerradas para quien fuera una de las más grandes figuras del club cementero, por lo que nunca pudo regresar para retirarse en el equipo que lo vio nacer, ni tampoco como directivo, ni cuando comenzó su carrera como director técnico.

No obstante, con el inicio de la nueva administración, encabezada por Víctor Manuel Velázquez, y sobre todo la llegada de Óscar Pérez al cargo de director deportivo, las puertas de La Noria se volvieron a abrir para Paco Palencia, pues hay que recordar que es un gran amigo del Conejo, pues prácticamente se conocen de toda la vida; compañeros, pilares de la conquista de la octava estrella en Cruz Azul y hasta compadres. 

Por lo que no es de extrañarse que, ante la nueva crisis que atraviesa La Máquina en la cancha y con Raúl Gutiérrez tambaleándose en el banquillo, el exjugador de Chivas y Pumas sea la gran opción del Conejo Pérez para tomar el cargo de director técnico.

 

¿Te gustó nuestra nota? ¿Hiciste corajes? ¡Alza la voz y exprésate! Ahora, Vamos Azul te permite interactuar con nuestro contenido. A través de Viafoura puedes comentarnos lo que quieras a través de Google, Facebook o tu correo. Una experiencia completa, ordenada y adecuada a tus intereses. ¡Pruébala!