Carlos Vargas se convirtió a finales de la semana pasada en el último fichaje de Cruz Azul en este Clausura 2023. El defensor izquierdo llegó del Mazatlán y firmó un contrato que repite la misma dinámica de los anteriores: a largo plazo y con muchos años por delante para un intento de monetización por parte del club celeste.

Sin embargo, esta política es una moneda de dos caras: por un lado se puede sacar rédito al rendimiento deportivo de un jugador y luego una posible venta que amortice la operación; pero por otro se puede llegar a otro caso Iván Morales, futbolista cuyo vínculo finaliza en dos años y con quien no se cuenta desde hace una temporada.

Morales llegó proveniente del Colo Colo (Chile) a principios del 2022 y estampó su rúbrica hasta el próximo 31 de diciembre del 2025. Además, el delantero chileno también es uno de los que cuenta con el sueldo más elevado dentro del plantel. Vargas, el último recién llegado, fichó por un año más, hasta diciembre del 2026.

Pero estos dos no son los únicos. Ramiro Carrera y Augusto Lotti, ambos llegados este mismo torneo y cuya participación en el equipo está siendo testimonial, fijaron su contrato hasta la noche de año nuevo del 2026. Al igual que casos anteriores, sus salarios están por encima de la media en la plantilla.

Rotondi, el primero en rendimiento

Esta nueva política a la hora de fichar se dio también con la figura de Carlos Rotondi. Su caso contrasta con el de Morales. Sin embargo, el rendimiento de Rotondi se dio una temporada después de su arribo, por lo que claramente es una política de alto riesgo para Cruz Azul. El ex Defensa y Justicia se quedará, según su contrato, hasta junio del 2026.

¿Te gustó nuestra nota? ¿Hiciste corajes? ¡Alza la voz y exprésate! Ahora, Vamos Azul te permite interactuar con nuestro contenido. A través de Viafoura puedes comentarnos lo que quieras a través de Google, Facebook o tu correo. Una experiencia completa, ordenada y adecuada a tus intereses. ¡Pruébala!