Una tarde en el Estadio Azul no era la misma sin las banderas ondeando en las tribunas y los bombos latiendo a la par de los miles de corazones que alentaba desde la cabecera local: La Sangre Azul ponía la fiesta y el carnaval todos los sábados, en cada partido que Cruz Azul disputaba como local en su antigua casa.

Sin embargo, un mal día lo cambió todo. La directiva anterior vetó a la barra cementera del recinto y prohibió el ingreso de todos los instrumentos que coloreaban la tribuna; no más banderas, no más instrumentos, no más fiesta en el Estadio Azul. La Sangre nunca logró volver al inmueble que la vio nacer como grupo de animación en 2001.

 

Han pasado seis años y una mudanza, desde que La Sangre Azul alentó por última vez a Cruz Azul desde la cabecera local y, por fin, puede presumir de manera oficial que está de regreso, después de mucho tiempo de lucha por parte de una facción y gracias a la nueva administración encabezada por el presidente del Consejo de Administración y Vigilancia de la Cooperativa Cruz Azul, Víctor Manuel Velázquez.

¿Cómo se logró el regreso de La Sangre Azul?

Fue en 2015 cuando el ingreso por parte de un grupo de integrantes de La Sangre Azul irrumpió en La Noria para mostrar su molestia después de los malos resultados y la Final perdida del 2013 como el más reciente antecedente, a partir de ese momento, la directiva anterior, presidida por Guillermo Álvarez, rompió toda relación con la barra; pero entre el mismo grupo de animación también hubo un quiebre y desde entonces se dividió en dos facciones.

Una de ellas es la que ahora encabeza Víctor Manuel de la Rosa, un seguidor de Cruz Azul que decidió tomar otro camino y luchar desde otro lado contra lo que él y toda la afición cementera no estaban de acuerdo: La gestión y los malos manejos de ‘Billy’ Álvarez. Fue entonces cuando se unió al movimiento ‘Socios por la Transparencia’, el grupo opositor que finalmente logró derrocar a quien fuera presidente de la Cooperativa de La Cruz Azul desde 1989.

Vamos Azul pudo platicar con el también licenciado en derecho, quien ahora además se desempeña como coordinador entre la nueva administración y la facción de la barra que lidera, pues fue gracias a esa unión que hoy puede confirmar de manera oficial que La Sangre Azul está de regreso,

"Yo apoyé esa causa como aficionado, porque no estaba de acuerdo con la forma en que se manejaba (Guillermo Álvarez) y porque el señor ya tenía orden de aprensión y esa no era buena imagen para el equipo, gracias a eso estoy aquí y una de las facciones de La Sangre Azul pudo regresar", reconoció De la Rosa.

¿La Sangre Azul estará presente en el Estadio Azteca en la Final?

Lamentablemente por los medidas sanitarias que se deben cumplir con exigencia, ante la epidemia de coronavirus por la que aún atraviesa el país, La Sangre Azul no podrá estar presente en el Estadio Azteca el próximo domingo, pues la Liga MX prohibió de manera contundente las agrupaciones dentro del inmueble, por lo que la nueva administración aún no pudo darle el acceso.

Es así que el debut de La Sangre Azul como barra de Cruz Azul en el Estadio Azteca se mantendrá reservado hasta que el protocolo lo permita, una vez que las autoridades sanitarias otorguen dicho permiso a los clubes y estadios, lo cual se tiene la esperanza que ocurra hasta el próximo año. 

"Al interior del inmueble se ha tenido que respetar la distancia, por eso aún no hay instrumentos ni banderas. Lo que sí puedo asegurar que se vienen grandes cambios y logros en el futuro", advirtió Víctor Manuel de La Rosa, quien por ahora ya organiza el recibimiento que los aficionados le brindarán a La Máquina el próximo domingo 30 de mayo, a su llegada al Estadio Azteca, a partir de las 17:00 horas, por la Puerta 3, previo al partido de la Gran Final ante Santos.

¿Qué pasó con la otra facción de La Sangre?

Hay que destacar que el acercamiento que tuvo en su momento la otra facción de La Sangre Azul, liderada por Rafael Rubio, mejor conocido como ‘El Pulga’, en su intento por regresar al estadio fue con la directiva anterior, por lo que ya no pudo trascender su petición; es así que para ser reconocidos en el Estadio Azteca y volver a ser el grupo de animación más grande de Cruz Azul, tendrán que hacer las paces entre las dos facciones, así lo apuntó De la Rosa.

"Está en pláticas la otra facción, su gente ya se acercó, pero aún no hay un acuerdo. La Sangre Azul es de todos, si los trabajadores y los socios lucharon para derrocar una monarquía, un poder absoluto, no veo por qué en la banda tenga que seguir igual, tiene que ser más democrático", sentenció.