Al inicio de temporada, de acuerdo por lo dicho por los propios dirigentes, se tenía presupuestado que en el nuevo proyecto deportivo de Cruz Azul, que lidera Iván Alonso desde la dirección deportiva, el representativo femenil de La Máquina ocupara un lugar importante en el proceso de cambio y transformación de la entidad cementera.

Sin embargo, luego de 11 jornadas en el Clausura 2024 de la Liga MX Femenil, nada de eso ha sucedido. Por el contrario, el lastimoso presente del equipo hace evidente que Cruz Azul Femenil está abandonado. La lectura surge a partir del terrorífico torneo que han tenido hasta ahora.

Después de 11 jornadas disputadas, el equipo dirigido por Julio Cevada únicamente ha ganado un partido, ha empatado otro y ha perdido nueve; además, es el tercer equipo más goleado en el certamen (33 goles en contra), números -¡terroríficos!- que ubica al conjunto celeste en el sótano de la clasificación general.

Es una vergüenza lo qué está pasando con Cruz Azul Femenil. Encima, las últimas declaraciones del profesor Cevada dejan en evidencia que el grupo está roto. “Hay jugadoras que están más comprometidas que otras”, sentenció el propio entrenador mexicano.

Por donde se le vea, lo de Cruz Azul es lamentable. Desastroso, no es positivo por ningún lado. Lo que está pasando con el combinado femenil no puede seguir sucediendo. No lo merecen las jugadoras, la afición ni la grandeza de la institución cementera.

Una luz en el camino… ¿O discurso demagogo?

En la presentación del nuevo proyecto deportivo de Cruz Azul, se apuntó que el plan de trabajo sería multifactorial, que cubriría diversas áreas de la institución, destacando que se involucrarían aspectos organizacionales, deportivos y sociales.

En ese contexto, en el plano deportivo se encontraba el primer equipo, las Fuerzas Básicas y el equipo femenil. En aquel momento, con base en el plan de trabajo de Iván Alonso, se informó que se llevaría por fases, y que en marzo, mes que vive sus últimos días, iniciaría la Fase 2, una etapa en la que estaban contempladas trabajar directamente con las divisiones inferiores y el combinado femenil de La Máquina.

En la Fase 2, informó el propio director deportivo, iban a iniciar un proceso de intervención, que contemplaría un análisis que les permitiera tener un diagnóstico de ambas categorías. ¡Ojalá así sea! Ya se echaron 11 jornadas a la basura, por lo que es momento de exigir resultados netamente positivos, a partir de la mentada segunda etapa.

De acuerdo con las proyecciones de la directiva de Cruz Azul se debería estar trabajando en un plan de acción para rescatar de las sombras al representativo femenil de La Máquina.

¡Es urgente ejecutarlo! Es intolerable que se arrastre el prestigio de la institución cementera de la manera en que ha venido sucediendo. Habrá que conceder el beneficio de la duda y confiar en que la directiva realmente intervenga, porque lo que ha sucedió hasta ahora con Cruz Azul Femenil ha sido una vergüenza.