Cruz Azul ganó uno de los encuentros más importantes de la campaña frente a América. No solo fue importante el triunfo por la envergadura y la enorme rivalidad que existe en el Clásico Joven, sino también por los tres puntos que consiguió en su lucha por avanzar de manera directa a la próxima Liguilla.

Está claro que el panorama hubiese sido muy distinto si La Máquina no conseguía la victoria: algunos malos resultados habían despertado una cierta frustración de la afición con el estratega Juan Reynoso. Además, al equipo se le achaca no haber tenido la misma regularidad del campeonato pasado y algunas críticas cayeron sobre elementos que por la última consagración antes resultaban intocables.

En esa línea, el triunfo salvó a Pablo Aguilar, Juan Escobar, Julio César Domínguez y Orbelín Pineda de los reproches, según un informe de San Cadilla del Diario Reforma: justo antes del duelo frente a Las Águilas, concurrieron a un reconocido parque de diversiones al sur de la Capirucha para festejar Halloween acompañados de sus parejas e, incluso, de sus hijos (como fue el caso del Cata).

Los jugadores realizaron el viaje el jueves por la noche y a sabiendas de que Reynoso no suele establecer concentraciones demasiado extensas antes de los enfrentamientos (ni siquiera si el choque es muy importante). ¡Afortunadamente para ellos, ganaron el partido!