Recién el pasado 30 de junio Cruz Azul y Xolos llegaron a un acuerdo por Ignacio Rivero. El volante uruguayo permanecerá en las filas cementeras luego de que el club accediera a pagar dos millones de dólares má el pase de Misael Domínguez, quien se incorporó el día después a la disciplina del Tijuana que comanda Robert Dante Siboldi como parte del pago por el charrúa.

De esa manera se llegó al capítulo final de una novela que tenía en vilo a toda la afición celeste, quienes incluso propusieron una 'coperacha' para recaudar los cuatro millones que exigían desde Xolos para vender el pase de Nacho. Sin embargo, y a pesar del 'final feliz', en la fanaticada quedó un sabor agridulce tras concluir las negociaciones.

Y es que el grueso de los cementeros tenían a 'Misa' como uno de los consentidos del equipo. Además de su corta edad (21), su estampa de niño y relación fraternal con Pablo Aguilar, de su inagotable sonrisa en cada entrenamiento, sumado a todo el potencial futbolístico que se le avizora, hacían de Domínguez el 'hijo pródigo' del que cuidar y proteger a toda costa.

Este sentir se expresó a través de las redes sociales momentos después de que Xolos hiciera oficial su llegada: "Cuídenlo mucho", fue uno de los mensajes más repetidos y retuitiados por parte de los seguidores de Cruz Azul. Otros en cambio quisieron enviar mensajes a Robert Dante Siboldi, nuevo entrenador de Misa.

El DT uruguayo ya tuvo al 'Fachero' cuando estuvo al frente de La Máquina, sin embargo, y al igual que con Pedro Caixinha y Juan Reynoso, Misael gozó de pocas oportunidades para desplegar todo el talento que se le confiere. "Llevenlo a la luna por nosotros. Ojalá le den minutos, y logre explotar, esta a tiempo."