Después de más de 26 años, el Loco se cansó. Este jueves 10 de junio Sebastián Abreu anunció su retiro del futbol tras una extensísima carrera que lo llevó a defender hasta a 31 equipos distintos y lo llevó a ostentar un récord Guinness. Sú último encuentro lo disputará este viernes cuando su oncena actual, el Sur América, se mida al Liverpool por la quinta jornada del futbol uruguayo.

Entre los tantos colores que defendió durante casi tres décadas destacan los de Cruz Azul, equipo al que llegó en el año 2002 y con el que se lució al anotar 37 goles en 43 partidos disputados, a casi un tanto por encuentro. Uno de sus compañeros en aquella época lo recuerda y pone de manifiesto el honor que el uruguayo hace a su apodo: Loco.

“El ‘Loco’ traía muchas cábalas, de suerte, de números y todo eso”, recuerda Julio César Pinheiro en una entrevista para ESPN. “En el autobús, antes de un partido que metió dos goles, íbamos tomando mate y no sé qué pasó en el autobús que se frenó y se quemó la mano con el mate. Bajamos, fuimos al partido y metió dos goles”.

Al parecer, el 'Loco' quiso replicar aquella escena una semana después pero sus planes se vieron trastocados, por lo que recurrió una acción más pragmática y menos casualística: quemarse el mismo. "Vente, Julio, a echar mate antes de llegar al partido”, dijo el uruguayo al brasileño.

“Íbamos en el autobús platicando. No pasaba nada para que se cayera el mate y se quemara, porque él creía que quemándose otra vez iba a meter dos goles. Era increíble, era muy cabalero, creía mucho en esas cosas. Íbamos llegando al estadio y él mismo tira el mate para quemarse. ’¿Qué haces buey?’, le pregunté y él ’pues no ha pasado nada para quemarme y pues yo mismo me quemo porque si no no podré meter goles hoy’, y metió gol. No dos, pero metió uno”, contó entre risas Pinheiro. 

Abreu fue campeón de goleo con La Máquina y su paso por México también incluyó estancias en el América, Tecos -en dos ocasiones- y Dorados de Sinaloa. Con 44 años, el charrúa tiene en sus vitrinas el título de una Copa América con la selección uruguaya y un tercer puesto en un campeonato del mundo.