Este sábado 10 de febrero, Cruz Azul recibió al Atlético de San Luis en el Estadio Ciudad de los Deportes, en el marco de la jornada 10 del Torneo Clausura 2023 de la Liga MX. A los 26 minutos de partido, todas las alarmas se encendieron por la lesión de Gabriel Fernández.

Martín Anselmi dispuso para este encuentro una alineación con sus mejores hombres disponibles, a excepción de Ignacio Rivero, ausente por su pérdida familiar. Como venía aconteciendo, decidió mandar al campo a su dupla de goleadores: Ángel Sepúlveda junto al Toro.

En el inicio del primer tiempo, La Máquina dominó la posesión del balón y tuvo las mejores situaciones de gol, aunque no podía anotar. Hasta que a los 26 minutos de juego llegó una jugada desafortunada: Gabriel Fernández fue a disputar un balón en ataque y su pierna derecha se trabó en el césped.

El atacante uruguayo quedó inmediatamente tendido en el césped tomándose su rodilla. Los médicos de Cruz Azul ingresaron al campo de juego y el futbolista se retiró asistido por la camilla y entre lágrimas, asumiendo que podría tratarse de una lesión de gravedad. ¿Ligamentos cruzados?

Tras salir del rectángulo de juego, el cuerpo médico continuó aplicándole hielo al Toro y le realizaron pruebas de estiramiento y apoyo de su pierna. Al minuto, determinaron trasladarlo a un Hospital Sur de la CDMX para realizarle una resonancia magnética.

Toro Fernández se rompió los ligamentos

Luego de realizados los estudios correspondientes, Cruz Azul confirmó oficialmente el diagnóstico de Gabriel Fernández: “Ruptura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha”. El futbolista se pierde todo el Clausura 2024 y podría estar alrededor de ocho meses de baja. En unos días, cuando se desinflame la zona, será intervenido quirúrgicamente.